Comparte si te gusta ... Email this to someonePrint this pageShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

Hace un tiempo una madre se dirigía a mi pidiéndome ayuda para poner una denuncia a un centro de salud por incumplir el código de comercialización de sucedaneos de la leche materna.

En dos ocasiones esta madre se encontró en su visita al pediatra con que se exponía e ofrecía leche artificial del tipo “1” en la mesa de la consulta. Una infracción clara contra la legislación española recogida en el Real Decreto 867/2008.
Dicha madre puso en ambas ocasiones una reclamación al centro sanitario, obteniendo en las ocasiones una respuesta no profesional, en la que se no sólo no se niega estar ofreciendo leche artificial de inicio sino que se respalda el uso de ella.

Aquí os cito los escritos y las correspondientes respuestas:

Reclamación 1 del 19/12/2016:

“Me parece vergonzoso que un centro de salud que apoya y fomenta la lactancia materna, reciba a las mamas con sus bebes con un bote de “nutriben 1″ en la mesa del pediatra.
VERGONZOSO!!!”

 

 

 

 

Respuesta 1:

“Estimada Susana
Le enviamos esta carta en relación a la reclamación entregada con fecha 19 de diciembre.
Desgraciadamente no todos los bebes pueden acceder a la lactancia materna por diferentes motivos, totalmente de acuerdo con usted en la promoción de la lactancia materna, pero también entenderá que en algunos casos no es posible, de ahí la presencia de un bote de leche artificial pero sin ninguna intencionalidad.
(…)”

 

Reclamación 2 del 23/12/2016:

“Vuelvo a venir al pediatra con otra de mis criaturas, y vuelvo a encontrar en la mesa de la consulta el bote de NUTRIBEN 1.
Me parece vergonzoso!!!
VERGONZOSO
NOTA: Quiero hacer constar que no ha sido el pediatra de cabecera de mis criaturas, en ambas ocasiones nos ha atendido una pediatra sustituta.”

 

 

Respuesta 2:

“Estimada Susana
Envío carta respondiendo a la reclamación con fecha 23 diciembre de 2016.
Como contestamos en la anterior carta por el mismo motivo, hay personas que desgraciadamente no pueden ofrecer una lactancia materna.
Un saludo
Villabona, 27 de diciembre de 2016”

 

 

 

Como a ésta madre, a mi me parece también vergonzoso, y mucho más vergonzoso el hecho, de estar respaldando el uso en un centro sanitario público.
Tanto si es el pediatra de siempre, como si es el pediatra sustituto, pues en el centro de salud no se actuó ni tomó medidas tras la primera reclamación (y tras la segunda seguramente tampoco). Me pregunto si esta pediatra sustituta estará pues ofreciendo la leche de inicio en todos los centros sanitarios en los que le toque ir, alcanzando así a muchas madres…
Pero la raíz del problema está en que muchas veces los profesionales desconocen la existencia del citado decreto y de que estan infringiéndolo. La culpa es de los profesionales de las comercializadoras que se lo han ofrecido al personal sanitario aprovechándose de su desconocimiento.

Los trámites para poner una reclamación oficial – no ya directamente en el centro sanitario, porque como ya se puede ver, es ignorada – son una odisea. No se encuentra facilmente información alguna dónde poner, tan solo se refieren siempre a la página de IBFAN, que por desgracia está solo en inglés.
El primer paso para reclamar es comentárselo personalmente con educación al que lo está ofreciendo. Si nos ignora se pone una reclamación por escrito en dicho lugar, y si se sigue ofreciendo (o ya es cosa reitérativa…) se pone una denuncia en el servicio autonómico de Salud.

Aquí estamos frente a un claro incumplimiento del Real Decreto 72/1998 del BOE 2008-9289 de 30.05.2008, dónde se indica lo siguiente:

Artículo 9. Presentación y publicidad.
(…)
3. Se prohíbe la publicidad en los lugares de venta, la distribución de muestras o el recurso a cualquier otro medio de propaganda, dirigido a fomentar las ventas de preparados para lactantes directamente al consumidor en los establecimientos minoristas, como exhibiciones especiales, cupones de descuento, primas, ventas especiales, ventas de promoción o ventas acopladas.

4. Se prohíbe a los fabricantes o distribuidores de preparados para lactantes proporcionar al público en general, a las mujeres embarazadas, madres o miembros de su familias, productos por debajo del precio de coste o por precio simbólico, muestras ni ningún otro obsequio de promoción, ya sea directa o indirectamente a través de los servicios sanitarios o del personal sanitario.(…)

Puedes leer el texto completo aquí.


Habría que argumentar que, si se prohibe la exposición en lugares de venta porque constituiría publicidad ilegal, con mucha más razón se debe evitar la exhibición en un centro de salud, la distribución de muestras está prohibida de forma muchísimo más clara.
Si ya de por sí se prohíbe en lugares de venta, mucho más criminal es ofrecerlo en un centro sanitario, dónde todas y cada una de las madres que acude allí ve esta propaganda. Publicidad más efectiva imposible. Es muy facil enseñarle a la madre que acude al pediatra por problemas de peso/crecimiento, que le dé a su bebé leche artificial para “complementar” (como indican muchos pediatras), pues este es el primer paso al abandono de la lactancia materna.

Pero es que quiero volver a recalcar que hay que dejar claro, que en principio el que esta incumpliendo la ley, es la empresa comercializadora por habérselo ofrecido al profesional. Como ya he dicho, en muchos casos los profesionales sanitarios no saben que están infringiendo la ley. Por eso es recomendable primero comentárselo educadamente al profesional /centro sanitario indicándole que nos asombra que distribuyan muestras de la leche de inicio, pues su publicidad está regulada por el Real decreto 867/2008. Si no se le hace caso, pues entonces ya poner una reclamación al centro con copia a la gerencia de salud de la comunidad autònoma, que no necesariamente se tiene que escribir al momento, sino que la podemos escribir tranquilamente en casa y enviarla por correo.
La experiencia es de que estas cartas si se toman más en serio que un comentario en una de las hojas de reclamación, pues se dan cuenta que la citada persona que la ha escrito se ha tomado las molestias y se ha sentado tranquilamente a escribirla.

Así que os animo a todas, a hablar siempre con los profesionales y en su caso a poner una reclamación si os encontrais con las famosas muestras gratis de leche de inicio (tipo 1) en el centro de salud.