Comparte si te gusta ... Email this to someonePrint this pageShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

La alimentación controlada por el bebé

Hoy os quiero dar a conocer un método para la alimentación complementaria por el que nosotros nos decidimos: el Baby-Led weaning (BLW), la alimentación complementaria a demanda, es más: el destete progresivo controlado por el bebé.

amamantarytrabajar.com

Siempre pensé que los bebés tenían que tomar pecho, y a los  pocos meses su típica papilla y con el tiempo los sólidos strattera online canada.
Cuando mi hijo tenía unos meses empecé a informarme de como introducir la comida, pues tenía mis dudas si conseguiría poder mantener la lactancia materna en exclusiva hasta los 6 meses, ya que como muchas de las demás mamás en España me reincorporaba a las 16 semanas de vida de mi pequeñín. (Las que seguiis mi blog sabeis que si lo conseguí).
Pues un día hablando con otra mamá en el grupo post natal, me habló del método BLW y fue entonces cuando me entró la curiosidad y decidí comprarme el libro de Gill Rapley El niño ya come solo.

Os aconsejo leeros las informaciones y el libro con tiempo, es decir, bastante antes de que vuestro bebé tenga 6 meses.

Os preguntaréis porqué optamos por aplicar el método Baby-Led weaning y no por dar papillas, como se lleva haciendo durante décadas.

Pues bien, a mi ver, éste método se basa en un modelo de crianza que desplaza el foco de atención de los padres a los hijos y respeta el ritmo natural del bebé siendo él mismo el protagonista de su propio desarrollo.

* Al ofrecerles los alimentos por separado les permite a los bebés conocer texturas, sabores y olores de cada alimento.
* Al poder elegir ellos mismos los alimentos (de entre lo que se le ha ofrecido) y la cantidad a comer fomenta la confianza en si mismos y la independencia.
* Ayuda a desarrollar la coordinación ojo-mano.
* Optimiza el desarrollo de la mandíbula que se ha iniciado con la lactancia (masticando la comida, cuando comen purés solo tragan).

Hay unos critérios básicos que debereis tener en cuenta para iniciaros en este método:

Nosotros esperamos a los 6 meses y casi medio, hasta que nuestro hijo se mantuvo bien sentado por si mismo, que es uno de los critérios básicos para empezar con éste método.

Ofrecer siempre la comida, no “dársela”. Disponer los trozos en una bandeja en frente del bebé y dejar que coja por si mismo los alimentos y se los acerque él mismo a la boca y decida que hacer con la comida. Al principio no entiende que la comida sacia, esas cosas que coge con la mano y se lleva a la boca son un juego para él. Un juego muy importante que despierta su curiosidad y le permite descubrir texturas, sensaciones, olores y sabores.
Asimismo, las primeras semanas ofrecer siempre los alimentos nuevos por separado (para controlar el tema de alergias – que no siempre se reconocen cuándo el bebé come por primera vez el alimento, sinó a la segunda o tercera vez).

Comiendo en rodajas

Empieza con comidas que sean fáciles de agarrar con la manita. TRUCO! Por todos los libros se recomienda cortar “palitos” de unos 10 cm (el bebé no sabe que tiene que abrir la mano para llegar a lo que queda dentro, si el palito es corto y sobresale poco de la manita no sabe como morder). Nosotros optamos por cortar la comida a rodajas o trozos grandes y hacerles un agujero con este utensilio. De esta manera el bebé mete el dedito en el agujero y el agarre es mucho mejor. Prueba éste truco, a todas las mamás que se lo he comentado les ha ido genial.

Ofrecer la comida siempre después de haber tomado la leche (materna), cuándo el bebé no tiene muchísima hambre ni está cansado; en esos momentos es cuando se puede concentrar mejor. Tiene que asociar la comida con un juego y no estar desesperado con mucha hambre, pues, como he dicho, tan pequeños no relacionan todavía que la comida puede saciar.
La leche (materna) seguirá siendo su alimento principal hasta que tenga aproximadamente un año, como bién dice el nombre, se trata de “alimentación complementaria” a la leche, no supletoria. No se trata de substituir rapidamente tomas de leche por comida, sinó de complementar la alimentación de leche. Será el bebé mismo que vaya reduciendo tomas cuando necesite menos leche y entienda que la comida también sacia.
Desde el primer momento en que ofrezcas sólidos deberás ofrecer siempre también agua durante las comidas.

No obligues a que el bebé coma más, ni le introduzcas la comida en la boca. Será él mismo quien “se autoregule”.
No distraigas ni intentes mediante juegos que tu bebé coma más.

Deja a tu bebé que se tome el tiempo que necesite y que se concentre en lo que está haciendo. Asimismo tu tómate tiempo, tu hijo disfrutará también de la atención prestada: una comida puede durar más de media hora (dárle un puré está hecho en 5 minutos). Aprovecha todas las ocasiones que puedas para sentaros en familia y comer juntos. La comida también es un acto social y el bebé aprende que no tiene diferentes horarios y que el comer es un acto “normal”. Esta acción también contribuye a reforzar la vida familiar.

Si no hay antecedentes familiares, puedes ofrecerle todo tipo de alimentos. No obstante evita la sal y los azúcares, los alimentos duros (frutos secos) y al principio los potencialmente alergénicos. Asimismo ten cuidado con los alimentos crudos y los posiblemente contaminados (peces grandes y pescado azul, tales como pez espada; marisco por el cádmio; la miel por el botulismo).
Nosotros trituramos los frutos secos y los añado a la masa del pan. También puedes añadirlos triturados a las salsas etc…
Yo aplico esta regla: un alimento es demasiado duro para el bebé si un adulto no puede chafarlo con el dedo índice y el gordo sin hacer mucha fuerza.

Aunque leemos muchas veces que la base de éste método es ofrecerle a los bebés la misma comida que a los adultos, yo soy partidaria de tomar ciertas precauciones y seguir algunas recomendaciones a la hora de decidir cuándo introducir los alimentos potencialmente alergénicos. Yo no introducí los huevos hasta aprox. 8-9 meses; el marisco y la carne de cerdo (incluidos los embutidos), a día de hoy, con más de 18 meses tan solo los ha probado esporádicamente (en parte también por la cantidad enorme de hormonas que se administran hoy en día a estos animales).

Y aquí os dejo unos consejos:

No desesperes ni esperes que tu bebé coma grandes cantidades al principio. Durante los primeros meses muchos bebés comen muy poco. Los bebes pasan por fases, a veces comen mucho, a veces muy poco. Mientras siga tomando leche suficiente, tu bebé esté vivaracho, activo y mojando pañales, no te preocupes: ya comerá. Se de lo que hablo, también he pasado ya por algunas “huelgas de hambre” y por el desespero como padres al ver que come poco….

No desesperes ni te obsesiones con las cantidades que tome. Asimismo piensa que la hora de la comida para tu bebé es como un momento más de juego, momento en que estará dispuesto a probar nuevos alimentos y deseando a que llegue la hora de comer – así no asociará la comida con un momento estresante ni desagradable.

No desesperes si se ensucia todo: ¡Prepárate para limpiar! Puedes comprarte un mantel tipo hulé y colocarlo bajo la sillita para proteger el suelo. De esta manera, podrás volver a ofrecerle los alimentos que se hayan caído (sobretodo cuando tu bebé pasa por la fase de descubrir la gravedad y lo tira todo…).
¡Reutiliza los restos! yo aprendí a crear “salsas” como todo tipo de acompañamiento – o ármate con un animal de compañía, que estará siempre en guardia cuando caiga algo al suelo….nuestros perros han engordado durante el último año 😉
También puedes utilizar un mantel tipo éste que ayuda a recoger la comida en el “punto débil” de las tronas.

No grites ni pierdas la calma si ves que tu bebé hace arcadas, es un proceso natural que tiene que aprender. El reflejo natural de extrusión que provoca las arcadas se dispara en los bebes en una zona de la lengua anterior que en los adultos. Es un reflejo natural que se activa para proteger las vías respiratorias. Te aconsejo que preguntes en tu centro médico si saben donde puedes hacer un curso de primeros auxilios para bebés (además de ser muy recomendable desde el nacimiento).

La manera de ofrecer la bebida también es importante. Hay una gran variedad de vasitos. A nosotros nos ha ido muy bién el Doidy cup. Un vasito con asas que está torcido, de manera que el bebé no tiene que levantar mucho el vaso para llegar al agua y el borde de arriba no choca con la naricita. Puedo garantizar que es a prueba de “vuelos” y no se rompe, por mucho que lo tiren….
Los platos con ventosa han sido nuestra salvación, se adhieren a la trona y evitan “los vuelos”. No desesperes, con el tiempo aprenderá también a comer de un plato que no tengas que estar aguantando…

Y finalmente: revisa siempre la boca del bebé antes de levantarlo de la trona. Muchas veces guardan trozos en los mofletes / labios como un hámster, y esos trozos son los que después jugando pueden provocar un atragantamiento.

En mi próximo post os dejaré un diario de como fuimos introduciendo los alimentos y algunas recetas.

Nota: las informaciones de mi post no son médicas y sirven como mera información de como nosotros aplicamos el método BLW con nuestro hijo.