Comparte si te gusta ... Email this to someonePrint this pageShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

¿Tu hijo tiene ya unos meses y sigues amamantándolo?

En esta sociedad de hoy en día, cuando una mamá sigue amamantando a su bebé transcurridos los primeros meses de vida, una se enfrenta a menudo con comentarios de todos los tipos. Los opinólogos están por todas partes….
Aquí os dejo una pequeña selección, de los que yo he tenido que escuchar hasta el día de hoy (llevamos 17 meses de feliz lactancia)

Disfrutando de nuestros momentos

Disfrutando de nuestros momentos

Mujer, pero si ya han pasado los dos primeros meses ¡darle teta ya no es tan importante!

Sí, si lo es. Todos los organismos mundiales de salud que conozco, como Unicef o la OMS recomiendan alimentar a nuetros bebés como mínimo 6 meses con leche materna exclusivamente, después hasta los 2 años compaginando con la alimentación complementaria. Y después hasta que la madre y el hijo quieran.
La palabra mínimo tiene muchos aspectos, yo intento no darle el mínimo sinó el máximo en la vida a mi hijo.

¿Hasta cuándo pretendes darle teta?

Bueno, pues hasta la comunión…. La edad de destete natural está entre los dos años y medio y  los siete. Ya veremos cuándo decidirá nuestro hijo dejarlo.

Pero si ya tiene dientes, eso quiere decir que por naturaleza ya tienen que masticar y no chupar.

Pero bueno, lo que hay que escuchar. Gracias a Dios que tiene dientes, así disfruta masticando la comida, pero para chupar la tetilla, no le molestan los dientes.

Éste niño ya no necesita leche, está enganchado sólo por enganchárse.

Pues sí, la teta no es sólamente alimento. Es calor humano, es amor de mamá, es vínculo, es consuelo… en fin, es nutrición emocional.

¿Porqué le ofreces el pecho? Pero si no te lo ha pedido.

Hay muchas situaciones. Bueno, se acaba de caer y se ha hecho daño. Para nosotros el pecho también es consuelo.
También hay que entender que cuando un bebé llora, ya es un signo tardío de hambre. Mejor reaccionar en cuanto antes y enseñarle que sus sentimientos nos importan y les estamos intentando satisfacer (hay muchas maneras de hacerlo, pero ofrecer el pecho para nosotros es una de ellas).

Si le ofreces tan a menudo la teta le agrandarás el estómago.

Pues no. ¿Habeis intentado alguna vez obligar a un bebé a tomar el pecho? Yo todavía no he oído hablar de ninguna madre que haya conseguido que succione si no quiere. En cambio si se ve a diario a madres obligando a bebés terminarse el biberón hasta la última gota, aunque el bebé esté más que lleno (con todos los trucos posibles, tales como agrandar el agujero de la tetina, estrujar la botella para que salga más….).
Un bebé que mama se despega cuando está saciado. Además la leche materna se digiere muchísimo más rápido que la leche artificial, de aquí el hecho de que tengan más veces hambre.

Pero si después de tanto tiempo la leche ya debe estar aguada y no tiene alimento.

La leche materna es una sustancia viva que se adapta con el paso del tiempo a las necesidades de la criatura. Comparar por comparar, habría que comparar la leche materna “madura” con mantequilla más que con agua, pues las necesidades de los niños “mayorcitos” son de más nutrientes y grasas.

Tu leche no es buena, ahora que el niño ya tiene más de un año.

AHA. No sabía yo que había leche buena y leche mala. Sólo que la leche cambia sus propiedades al ser un líquido vivo.

Que tome leche de vaca, que es más buena.

No, no lo es, tiene demasiadas proteinas. Cada especie tiene la leche apropiada para sus crias y mi hijo es un ser humano y no un ternero.

Te usa de chupete.

Seguro que no. Mi hijo tiene su chupete y su teta y tiene bien claro cuando quiere teta y cuando quiere chupete. Lo escupe y lo tira cuando ve la teta y, a veces, cuando le ofrezco el pecho se gira y coge su chupete. No te quiero decir que con 1 mes ya sepa distinguirlo (no está recomentado ofrecer chupete durante el primer mes o hasta que la lactancia esté bien instaurada), pero con su edad lo sabe bién.

No entiendo porque con medio año todavía le das pecho. No te va a agredecer nunca el sacrificio.

¿Sacrificio? Yo tendré mis motivos de porqué le doy pecho, igual que una madre que da biberón tendrá sus motivos por dicha decisión (sin criticar a nadie), pero en ningún caso es un sacrificio, yo lo veo como una de las muchas maneras que hay para demostrarle mi amor.

Se te van a quedar los pechos colgones.

Lo que le haga yo con mis pechos es mi asunto. La gravedad nos afecta a todos y a todas las partes de nuestro cuerpo. La naturaleza nos ha dado los pechos no sólo para exibirlos en bonitos sujetadores y escotes. Yo los estoy utilizando para lo que realmente están pensados.
Los pechos se terminan de desarrollar durante el embarazo y en consecuencia de ello también cambian de aspecto.

Cómo, ¿pero aún tienes leche?

Pues sí. Admito que yo misma, en mi igorancia de antes de ser madre, también he hecho esta pregunta alguna vez. Mientras haya estimulación habrá producción. La leche no se va de un día para el otro. Si empezamos a sustituir tomas por biberones la producción disminuirá y se adaptará a las “falsas” necesidades del bebé.
Los sólidos complementan durante los dos primeros años la leche materna, no obstante si lo hacemos al revés, será normal que la producción disminuya bastante, llegando el momento en que pensemos que no tenemos leche suficiente para abastecer las necesidades de nuestro hijo. La naturaleza es sabia y se encarga del destete gradual.

Ahora que vas a trabajar, es mejor que le des biberón.

El hecho de reincorporarnos al trabajo no es un impedimento para seguir con la lactancia materna. Si claro, la ley laboral actual no nos pone las cosas fáciles, pero querer es poder. Hay que aprovechar las pausas para la lactancia, uno de los pocos derechos que la ley española nos concede a las madres lactantes. Aunque el hecho de que sólo se conceda hasta los 9 meses, demuestra lo poco actualizados que están en nuestro gobierno en cuanto a las recomendaciones de la OMS.

¿No te da vergüenza amamantar a tu hijo en público?

Y a tí, ¿no te da vergüenza el pedazo escote y la minifalda que llevas? Mi hijo tiene tanto derecho a comer como un adulto.
Admito que hoy por hoy, harta de oír comentarios despectivos, miro el entorno antes de ponerme a dar el pecho e intento no estar con “la teta al aire”. Pero que no se le ocurra a nadie decirme que me tape, entonces le ofreceré la toalla del cambiador, para que pueda taparse él y no tenga que verme 😉 o a “invitarme” a que abandone un lugar público, o seré otro de los casos tipo la mamá Louise Burns, que tanto revoloteo ha causado en las redes sociales.

Y el colmo:

Estás criando a un fetichista. De mayor va a ser un adicto a las tetas.

Eso espero, como a todo hombre, espero que le gusten…La naturaleza es sabia y grava en el subconsciente de la cabezita de nuestros queridos hombres, que los pechos son indispensables para que nuestros retoños sobrevivan (o por lo menos antes de que existieran los biberones).

 

Y tú ¿qué otros comentarios de opinólogos has tenido que soportar?