Comparte si te gusta ... Email this to someonePrint this pageShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

Portear a tu bebé puede ser muy beneficioso.

Coincidiendo con la I. Semana Europea del Porteo de este año que se celebra del 08 al 14 de mayo quiero recordaros aquí las ventajas que conlleva el portear.

Amamantar y trabajar - porteando con mochila

Amamantar y trabajar – porteando con mochila


Yo no soy una experta, ni mucho menos, pero hablando en el grupo de madres al que acudo, me he dado cuenta que en los más de 3 años y medio que llevo porteando a mis hijos, si he aprendido bastante, y lo más importante: se lo correcto y lo que no es correcto.

El uso del portabebé es una forma cómoda de cargar al bebé que refuerza el vínculo emocional y el apego con los padres o personas que lo lleven.
Portear a tu bebé puede ser muy beneficioso para mejorar los cólicos, el reflujo, etc.., pero es muy importante que se portee correctamente; si no lo haces bien, mejor no hacerlo, pues puedes perjudicar la salud de ambos.
A mi ver la correcta elección de la buena mochila/fular/etc ergonómica… se puede comparar con la elección de una buena silla de coche, para que me entendais.

Unas recomendaciones a la hora de elegir un portabebé que hay que tener en cuenta:

  1. * Mira que la espalda quede en forma de “C” (respetando la curvatura natural) – o sea que no se quede recto o “tieso”.
  2. * Observa las piernas, sus piernecitas tienen que quedar formando una “M” en forma de ranita, es decir que las rodillas queden más elevadas que el culete.
  3. * Ten el cuenta la distancia del puente. Mide la distancia de rodilla a rodilla. El puente e la parte de la tela que queda colocada de rodilla a rodilla debajo del culete, si este trozo es demasiado estrecho no llegará hasta las rodillas, no pudiendo así poner las piernas en “M” y el resultado será que las piernas se quedarán colgando hacia abajo (este punto es muy importante, pues sinó se cargará todo el peso del cuerpo en los genitales y tampoco es bueno para la formación de la cadera, pudiendo a la larga provocar hasta lesiones de cadera).
  4. * Mira que el bebé quede a la altura correcta: normalmente puedes darle un beso en la cabeza solo bajando tu mentón, no tiene que quedar colgando.
  5. * No lleves a tu bebé mirando hacia delante, en edades tempranas es una sobreestimulación. Además que impide que el bebé pueda hacer la “C” con la espalda, pues da con su espalda contra tu cuerpo rígido. La cabezita no se puede controlar y puede que caiga hacia delante cerrando así su vía aérea.
  6. * Asegúrate siempre de que el portabebé por el que de decantas sea ergonómico (respeta principalmente el punto 1, 2 y 3).
  7. * Si te prestan un portabebé, mira que esté en buenas condiciones, que las correas de ajuste no estén rotas ni desgastadas… es muy importante si es un fular elástico, que compruebes que no haya cedido ya demasiado al uso, pues no podrás sujetar bien a tu bebé por la falta de elasticidad.
  8. * Prueba con el bebé/niño distintos modelos/tipos de portabebés. Portear tiene que ser cómodo tanto por el porteador como por el que es porteado.
  9. * Si te es posible acude a un lugar especializado o a una asesora de porteo, pues de nada sirve el mejor portabebé ergonómico si no se usa correctamente.

Ante todo, y sobretodo en recién nacidos – comprueba siempre la postura de la cabecita, que no se caiga el mentón demasiado hacia abajo (principalmente cuando duermen), pues se podría cerrar la vía aérea dificultando así – o incluso impidiendo – la respiración.

Hay diferentes tipos de portabebés que os resumo aquí (y alguno más seguro que hay):

En este post ya os expliqué los tipos de portabebés y sus características.

Fular elástico y semielástico


Es un trozo de tela normalmente con un 5 % de elastán (o más) de unos 50-70 cm de ancho y de largo aleatorio según la marca (entre 2.5 mts y 4 mts) que se anuda al cuerpo del que portea.
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado e incluso tumbado (aunque no se recomienda mucho tiempo) – por su característica elástica o semielástica no sirve a partir de según que peso (según el fabricante y la constitución del bebé).
Es el sistema de porteo más recomendado para recién nacidos, pues se adapta mejor a sus necesidades, por el peso reducido del bebé. Suele servir hasta cuando el bebé pesa aprox. 8 Kilos, después debido a su elasticidad suele rebotar el bebé.
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado e incluso tumbado (aunque no se recomienda mucho tiempo) – por su característica elástica o semielástica no sirve a partir de según que peso (según el fabricante y la constitución del bebé).
Este tipo de fular se puede utilizar con preanudados, es decir que uno se coloca el fular y luego introduce al bebé. Un nudo simple se aprende muy rápido y no requiere mucha maña.
Tienen un inconveniente, como son elásticos, a partir de determinado peso del bebé rebotan, cosa que lo hace un poco incomodo para el que portea (aunque con algunos tipos de nudos más complicados se puede portear a bebés más grandes). Los fulares semielásticos ceden menos, pero hay que ir con más cuidado con los preanudados y revisar si está demasiado tenso o demasiado olgado, lo que requiere conocimientos para recolocar los nudos.

Fular tejído o rígido


Es un trozo de tela rígida de unos 60-70 cm de ancho y de entre 2’70 mts. y aprox. 5 metros de largo que se anuda al cuerpo del que portea (el largo, es decir la talla dependerá de tu constitución y del tipo de nudos que quieras realizar).
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado e incluso tumbado (aunque no se recomienda mucho tiempo).
Es el sistema de porteo más versatil pues se puede utilizar desde recién nacido hasta que dejes de portear (hasta cualquier peso y estatura del bebé)
El fular tejido requiere un poco de maña y experiencia, pues hay que adaptar cada vez los nudos al bebé, y no es muy rápido a la hora de colocar al bebé (aunque todo a base de práctica se puede llegar a ser bastante rápida).

Bandolera


La bandolera está realizada por un tejido fijo (no cede) de aprox. 60-70 cm. de ancho y unos 2 metros de largo con dos anillas cosidas en un extremo. Se coloca en uno de los lados del cuerpo del que portea.
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado a la cadera e incluso tumbado (aunque no se recomienda mucho tiempo).
En teoría se puede utilizar desde recién nacidos hasta que se deja de portear. A mi ver no tiene un soporte muy bueno de la cabecita, por eso yo encuentro que es más recomendable a partir de los 3-4 meses, cuando ya sujetan más la cabecita.
Se trata de un portabebés para usos cortos, es muy práctico para hacer cosas rápidas o en la época del “sube-baja” de los bebés más grandecitos.

Pouch o Sling


Pouch significa en inglés “bolsa”, derivado pues de la forma, pues es una tela rígida cosida toda de un trozo en forma de tubo, que se cuelga de un brazo y espalda y queda como una bolsa en el abdomen.
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado a la cadera e incluso tumbado (aunque no se recomienda mucho tiempo).
En teoría se puede utilizar desde recién nacidos hasta aprox. los 15 Kilos. A mi ver no tiene un soporte muy bueno de la cabecita, por eso yo encuentro que es más recomendable a partir de los 3-4 meses, cuando ya sujetan más la cabecita. Para recién nacidos el uso es pues tumbado y permite amamantar con comodidad.
Se trata de un portabebés muy práctico por su sistema que no necesita anudar, la desventaja es que por tallaje, solo lo podrá utilizar uno de los padres si son de diferentes constituciones.

Mei Tai


El Mei Tai consta de un panel de tela rígida donde se sienta al bebé, unas tiras cortas en la parte de abajo que hacen de cinturón y unas tiras largas en la parte de arriba que funcionan de tirante. Hay muchas variantes de medidas, pues mucha gente lo cose por si misma.
Puedes portear el bebé en un una diversidad de posiciones: delante, detrás, al lado, pero no tumbado.
Es un sistema de porteo que solo se puede utilizar desde recién nacido con un reductor (Mei Tai evolutivo), es más recomendable a partir de los 5 meses aprox. cuando ya se sienta solo y se puede utilizar hasta que dejes de portear (aunque a partir de según que peso y estatura se te quedará pequeño)

Mochila (ergonómica)


La mochila es una variación moderna del Mei Tai. Consiste en un panel de tela rígida con unas tiras acolchadas abajo para la cadera y unas tiras acolchadas arriba para los tirantes, además de ello tienen tiras que unen la mochila con los tirantes en la espalda y lados de manera que te permiten ajustar mejor los puntos tales como cabeza, piernas, brazos, normalmente tienen además un trozo de tela que sirve como protección y sujección de la cabeza… Existen muchos modelos y variantes según el fabricante.
Puedes portear el bebé en poca diversidad de posiciones: delante, detrás y algunos al lado, pero no suele ser muy cómodo.
En teoría se puede utilizar desde recién nacidos (con reductor) hasta aprox. 18/20 kilos, según fabricante. Es el portabebés más fácil de utilizar.

 

Cuidado con los calores, las altas temperaturas y los sofocos. Hay modelos para el verano o más frescos.

Portea, pero ante todo, portea seguro.

*Lo dicho, mis consejos, son consejos, no soy una experta, utiliza también tu sentido común.

También te puede interesar esta entrada: Diferentes tipos de portabebés