Comparte si te gusta ... Email this to someonePrint this pageShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

Alimentación en la ausencia de mamá

Si tu bebé va tomar tu leche materna extraída tendrás que encontrar el medio que se adapte mejor a tu bebé (y a su cuidador@).
Evidentemente lo más fácil es utilizar un biberón: en el mercado hay una gran abanico de tetinas. Algunos biberones, tales cómo el Calma de Medela tienen la ventaja de que no interfieren tanto en la lactancia, ya que tienen que hacer succión y vacío para que salga la leche (si el bebé se acostrumbra a cierto tipos de tetina, dónde no tiene que hacer succión para que salga la leche, puede que llegue un momento en que prefiera el biberón al pecho).

No desesperes: algunos bebés no aceptan el biberón.
En tales casos puedes optar por utilizar un vasito, una jeringuilla, un biberón-cuchara, un vaso de aprendizaje (como por el ejemplo el Doidy cup)…

Ten en cuenta las cantidades que tu bebé necesite durante tu ausencia. Evidentemente las cantidades que necesites dependerán de la edad del bebé y de si la madre trabaja a jornada completa o con una jornada reducida o partida. Esta claro también que si el bebé ya toma sólidos, se reducirán las necesidades de extraer leche materna porque habrá menos tomas en las que requiera leche materna. Si tu bebé ya está con la alimentación complementaria, intenta que los sólidos se le ofrezcan en tu ausencia, y cuando esteis juntos “teta a tope”. Así como dice el nombre, durante los dos primeros años se trata de una alimentación complementaria, eso quiere decir que la comida suplementa al pecho, no que la sustituya, así que siempre primero teta y luego sólidos.

Puede ser que los primeros días no quiera beber mucho con el biberón, que no acepte el biberón (ya he dicho varias alternativas) y también puede que tu bebé sea uno de esos que prefieren esperar a que mamá vuelva y luego recuperar las tomas strattera australia. Para que se entienda mejor: la “pausa” nocturna de tomas que hacen muchos bebés pasaría a ser diurna.

Mi experiencia a las dieciseis semanas de vida, que es cuando me reincorporé:
mi bebé tomaba en mi ausencia de nueve horas (08.15 a 17.30) tres tomas de entre 120 ml y 180 ml. Paulatinamente fué él mismo quien fué aumentando la cantidad que quería tomar, con seis meses tomaba tres tomas de entre 180 ml y 220 ml en mi ausencia.
Nosotros empezamos con la alimentación complementaria a los 6 meses y medio y nos decidimos por el método BLW (Baby led weaning – ya os hablaré de nuestra experiencia con el método BLW en otro post), y hasta aprox. los 9 meses siguió tomando 3 tomas completas de leche materna complementando con alimentos sólidos – hasta aprox. 11 meses con dos tomas y cada vez más comida; con unos 13 meses con una sola toma, y desde los 14 meses en mi ausencia prefiere comida a bibi de leche (pero cuando llego a casa, no perdona que la merienda no sea teta…).
Pero ya se sabe que cada bebé es un mundo.

A no ser que no quede más remedio, no se recomienda dar la leche materna en biberón durante las primeras semanas de vida, puesto que puede interferir en la lactancia hasta que esta esté bien establecida.

//

Al contrario de lo que se oye, tampoco será necesario que “entrenes” y des el biberón varias semanas antes de empezar a trabajar. No obstante, si así decidieras hacerlo, intenta que no sea la mamá la que le dé el biberón con la leche materna, pues tu bebé no entenderá porque de repente no quieres darle el pecho. También es conveniente en tales casos que no estés en casa – ¡los bebés nos huelen! – aprovecha ese tiempo para hacer encargos, ir a la peluquería, pasear el perro…. No te desanimes si no quiere tomar el biberón “en la prueba general”.

Yo quise hacer caso a los “consejos” de hacer una prueba general y entrenar al bebé. Sólo conseguí pasar un mal rato, ponerme muy nerviosa, poner nervioso a mi hijo y saltarme una toma por querer hacer que él tuviera hambre. Después (y ahora con mi experiencia de más de 16 meses amamantando) lo ví con otros ojos: ya tendrán tiempo suficiente para acostrumbrarse al biberón, vasito, cucharita etc. cuándo realmente no esté la mamá. Simplemente hay que disfrutar el tiempo cuando estamos juntos.

Siempre y cuando veas que tu bebé está activo, sigue aumentando de peso, recupere las tomas cuándo tenga a la mamá, se le vea feliz, vivaracho y activo y siga mojando pañales, no te preocupes, si no come mucho durante tu ausencia.
¡Tampoco nos preocupamos cuando con unos meses duermen toda la noche del tirón y no comen durante esas horas…!

¿Me cuentas tu experiencia de como reaccionó tu bebé los primeros días cuando te reincorporáste?